• Angel Pérez

Nuevo embarcadero de las Lanchas de Regla

Las tradicionales lanchitas de Regla, que diariamente y desde tiempos remotos unen el Emboque de Luz, en la Avenida del Puerto, con el “ultramarino pueblo de Regla”, han estrenado un nuevo embarcadero.

Entre las 4:00 y las 11:30 horas, las Lanchas de Regla surcan la bahía habanera.

La vieja edificación de estructura metálica, rescatada y modernizada, cuenta con dos plantas. Una, al nivel de la calle, funciona como muelle, la otra, a la que se accede por escaleras, sirve de cafetería y mirador. La instalación dispone de baños, teléfonos públicos y cajeros automáticos y se prevé la instalación de una librería.

El Emboque de Luz posee larga y singular historia. Ubicado al exterior de la muralla que ya en el siglo XVIII protegía La Habana, de frente a la Calle Luz y de la Puerta de La Luz, por la que viajeros y mercancías se adentraban en la vieja ciudad, adquirió creciente importancia a la par que las localidades de Regla y Guanabacoa, en el lado este de la bahía.

Ambos asentamientos vieron aumentar su población y actividad económica, y en el caso de Regla, la fama creciente de la iglesia de la Virgen de Regla también movilizaba a numerosas personas que abarrotaban los botes de servicio para cruzar ese tramo de mar. En el siglo XIX, la navegación a vapor y el inicio de la demolición de la muralla de cara al puerto, incidieron en la ampliación y mejora del Muelle de Luz.

La estación de los ferris, 1909

A inicios del XX, se construyó un edificio de estructura metálica que serviría para los ferris encargados de cubrir las rutas con destino a Regla, Guanabacoa y Matanzas. Más adelante entraron en servicio los ferris que unieron diariamente La Habana y Cayo Hueso, en los Estados Unidos de América. Devenido más recientemente en Cuartel de Bomberos del Puerto, la edificación quedó finalmente en estado de deterioro y abandono.

La instalación, tras la rehabilitación dirigida por la Oficina del Historiador de La Habana, retoma su función original de muelle para las embarcaciones que enlazan los dos lados de la bahía.

El proyecto acometido deja al descubierto la estructura metálica del viejo edificio y lo interviene con cristalería protectora que a la vez permite amplia visibilidad hacia el puerto y hacia la ciudad. La obra tuvo especial complejidad al ser necesario resolver los problemas que presentaba la cimentación.

Las autoridades de la ciudad han diseñado un ambicioso plan de rescate del borde oeste de la bahía de La Habana, que incluye habilitar un segundo espigón del Muelle Sierra Maestra para el atraque de cruceros. El espigón central del propio muelle, de dos plantas, sería un estacionamiento con capacidad para 400 vehículos y un centro comercial. En los altos de los Almacenes San José, donde cientos de artesanos ofrecen sus obras, se construye también un centro comercial.

Se encuentra en estudio la construcción de marinas frente a la Alameda de Paula y en los antiguos muelles de La Coubre. Más hacia el sur, otro espigón sería convertido en una marina para yates de gran porte y en edificio adyacente se establecería hotel y galería comercial y recreativa.

La Alameda de Paula

203 views0 comments

Recent Posts

See All